MÁS IMÁGENES, 22. Proyecto Guadalupe — Reyes

El mexicano es un planeador aunque no lo sepa. Si usted todavía cree que esta nación (en realidad naciones) se mueve, deambula, discurre y transita por la intuición de lo improvisado, se equivoca.
El corredor mental que va del doce de diciembre al seis de enero es una Institución Popular de Envergadura Trascendental; es un rito, es la corona de los usos y costumbres y piedra de toque del regocijo regado desde el pulque hasta el champaña pasando por la cerveza y muertos que le rodean… Estábamos platicando cuando tuve que regalarle un corte noticioso-en-familia. Mi abuela, inquisitiva y perspicaz, como siempre, no sin mordacidad puntiaguda me respondió ante la Noticia de Nochebuena, me dijo de inmediato: “Santaclós tomó cartas en el asunto. Mira: harto del río revuelto que se llama Puebla de los Demonios tomó la dolorosa decisión. Porque antes que el primogénito de la pareja venga al mundo y adquiera consciencia política, los padres se han de ir, por un helicóptero hasta el lugar sin regreso. Ya papá había heredado a mami, y el destino para su delfín ya estaba dibujado –acuérdate de caso Veracruz, el más reciente– Así que más vale prevenir que lamentar. ‘Aquí ya no hay dinastías’. Y los cortó de un tajo” ¡Ay abuela!

Si descontamos las parroquias de todos los obispados tricolores y a la industria de la panificación, el 6 de enero en verdad es una fiesta menor donde los alcoholes escasean aunque crezca la corrupción de mentir sobre que te sacaste el muñeco de la tradicional rosca. La ola ha bajado ya, a no ser entre chilangos y anexas donde se festeja a los Santos Reyes Alfonso Reyes, ReyesTijerina y el rey de España y juguetes que les acompañan. El Pequeño Comercio estira la liga hasta el dos de febrero, día de la Candelaria, moción inútil ahora que las candelas están en riesgo de extinción por aquello de los leds, los dispositivos solares y la arrolladora luz que arrojan los noveles diputados de todas partes y no pocos senadores. Aunque senadores cenadores también van muriéndose sumidos en la pobreza republicana de la moda de los famosos ciento ocho mil pesos/mes. Y ni modo de solicitar la ciudadanía guatemalteca porque allá el Poder Judicial es inteligente y científico, es decir, eficaz.

No podemos ser realistas porque las monarquías también agonizan, así que solamente seremos veraces. La gente del campo dice que cada árbol son dos: el que se ve pero también sus respectivas raíces, de igual tamaño. La verdad es que los regímenes se terminan por eliminar en un lapso igual de largo o corto en que pervivieron. Lo que es decir que desmantelar verdaderamente al PRI será cosa de poco más de 70 años mentales. AMLO tendría 145 años de edad mental, cada madrugada ante los reporteros setenta años mentalmente más viejos. Pero hay esperanza, rodeados como estamos rodeados de tantos ancianos del gabinete legal y del ampliado. Lástima, los gringos nos ganaron; no podremos nunca llamarnos Nuevo México, aunque estemos comenzando a serlo; pinchis gringos ganones. Un país joven va dirigido por las canas de la experiencia, así como EPN se rodeó de donceles del ITAM, ahora le toca a la tercera edad, revancha que suena lógica mientras que la capital federal no se vaya a terrenos tabasqueños, se entiende.

ACENTO FUERA DE FOCO. El colmillo de Dios es enorme. El pasado 27 de diciembre cumplió años Ernesto Zedillo Ponce de León. Mire usted, pudo haber nacido el 28, pero allá arriba ya se sabía que el chamaco iba a ser chamuco, así que “Ni santo ni Inocente” se dictaminó en las alturas del verdadero elíseo. Y nació de inmediato, de última hora, la pura víspera, no faltaba más.

Ese colmillo también abarca nuestro país. Botellazo a la cabeza recibió López Dóriga quien por segunda vez y semanas después se le fue la noticia , la Noticia de Nochebuena. Está de vacaciones por lo que dejó grabados sus noticiarios que no fueron tales, porque en esos días de turista El Tícher reedita las noticias del año o algo así. Era risible escucharle por la radio diciendo campanudamente “Hoy es 27 de diciembre…..” y pasar al contenido de su resumen de revista, sin citar el helicopterazo de tres días atrás, asunto cubierto por sus colegas, ricos y pobres. Él, el hombre noticia de México ignorando las calientes ocho columnas; golpe al gran ego. Divina justicia.

PARA ACABAR PRONTO. ¿Seguirá habiendo voceros extraoficiales en radio y tv privadas atentas al moche? ¿Es corrupción o carrera político-administrativa el vivir siempre de la ubre gubernamental? ¿Es garantía que los gobernantes sean de extracción universitaria; será que por eso se levantarán cien universidades?/// Foco rojo encendido en Navidades: Ternura pura desde Palacio, ternura para la tan cacareada concordia nacional: que estamos rodeados por neofascistas. Todos lo sabían desde mucho antes. Sólo los panistas no creen en El Yunque ¿o es que los periódicos llegan tan tarde a Tabasco?

…Estos días de rumiar en la poltrona producen algunas ideas que crujen dentro de la cabeza. Sobre todo entre aquellos que han sido liberados, por el bien del país, de las cargas de un trabajo: el dinero apesta, dicen. A veces de nada sirve trabajar para el gobierno, cuando ni les pagan a tiempo, laboran sin horario límite y son olvidados en parejo a sus aguinaldos (los burócratas de hasta abajo olvidan que perviven en este Año de Hidalgo). Bienvenidos todos, todos a la repartición de la santa pobreza.

 

–Dionisio Estrada

(FECHA DE PUBLICACIÓN.01/01/2019 //

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *