“Sin deporte en escuelas, vamos para fábrica de enfermos”: Sandalio Sainz de la Maza,

CIUDAD DE MÉXICO. MX. — México está en proceso de convertirse en una fábrica de enfermos, de personas sedentarias agobiadas cada vez a más corta edad por la obesidad y males como la diabetes, señala Sandalio Sainz de la Maza, y es por eso, agrega, que es inconcebible que desaparecieran la oficina de la SEP que se encargaba de la educación física. Cinco años así, con anarquía en la materia, sin que nadie “le caiga el veinte” de que allí está la respuesta para dejar de gastar miles de millones de pesos atendiendo problemas derivados de la gordura y el sedentarismo.

Sainz de la Maza, en entrevista con Crónica, hace un llamado al Presidente y a sus colaboradores para que, en concordancia con la sensibilidad social que han demostrado, den prioridad al tema de la educación física que reciben los menores en las escuelas y reviertan la ausencia de guía en la que se cayó desde que se desapareció la Dirección General que se hacía cargo del tema.

—¿Cuál es su diagnóstico general?

Primero que nada, esto es un problema de salud pública. Somos el país que más niños obesos tiene en el planeta, el número uno en niños que a los 10 años tienen diabetes, menores que cuando tengan 40 años habrá que cortarles un pie y que a los cincuenta se quedarán ciegos. Esto es una fábrica de enfermos.

En la SEP ya existía la Dirección General de Educación Física y hace 5 años se eliminó. Iba de maravilla y en 2013 la Secretaría de Educación Física la desaparece, lo que hace que empiece la anarquía.

Yo quiero hacer un reconocimiento a los profesores y licenciados en educación física que hacen un gran esfuerzo sin tener el apoyo didáctico, pedagógico, de seguimiento y evaluaciones, todo lo que hacía la Dirección General. Hoy no hay quien oriente. Por ejemplo, en la CDMX está la ley de Educación Física y en el Artículo 8vo dice que todas las escuelas están obligadas a tener desde tres horas a la semana de educación física, ¿quién las está dando?

No se trata nada más de que los menores corran: Cuando dan las ruedas o marometas, la posición es importante para que el niño no se lastime. Hay cursos de anatomía y de fisiología para aprender a enseñarlo. Ahorita cada director de primaria o secundaria autoriza el programa de educación física de su profesor y no es lo más acertado, en ninguna parte del mundo pasa esto. Dicen: ‘Mi compadre era bueno pal fut’ y lo habilitan como maestro, gente empírica que lesiona a cantidad de chamacos.

—¿Por qué la extinta Dirección General de Educación Física le parece tan relevante?

—Esto no se va a resolver sólo con restablecer la Dirección General en la SEP, pero sería un paso ideal, porque esos cinco años sin ella se ha visto que el problema se ha incrementado, lo que sí quiere decir que es parte medular.

–—¿Por qué se decidió desaparecer esta oficina?

—Por criterio del secretario de Educación Pública; él tendría sus argumentos que yo no conozco con exactitud. Parece que tenía problemas con la delegación sindical implicada, pero no podemos matar al perro porque tiene pulgas.

—¿No hubo un argumento de corte educativo?

—No, no, fue un problema laboral… y entonces, pues desaparecen aquello.

—Suena difícil de creer que algún funcionario piense que el ejercicio y el deporte no son importantes…

—Hubo uno, pero no digo su nombre… pensaba que esto debía ser una cosa opcional. Es fundamental hacer ejercicio y deporte.

No se trata sólo de sacar a un individuo superdotado y que rompa un récord del mundo, es un tema de salud, de personas más sanas, vigorosas, respetuosas y solidarias porque saben trabajar en equipo, más generosos. Se puede contrastar entre gente que utiliza su tiempo libre en hacer ejercicio y chavos que están en una esquina que están allí sin hacer nada o beben. Hay que canalizar el tiempo libre de la juventud en actividades que lo enaltezcan física, moral e intelectualmente.

No se trata sólo de fortalecer el músculo, ese es sólo un aspecto. El deporte trae muchas cosas, pero no nos ha caído el veinte de esto.

—Son cinco años sin rectoría en el tema, ¿por qué ha pasado desapercibido el problema?

—Ha habido reuniones y desplegados, pero con este cambio de gobierno se ha vuelto a oxigenar. Al eliminar las leyes de la reforma educativa entra la posibilidad de retomar. El diputado Ernesto D’alessio, de la comisión del deporte, ya incorporó al dictamen que el Estado impulsará la educación física y el deporte y eso es ganancia. Por normas vamos a estar bien, pero en la práctica no hay quien regule y lo ejecute y por eso la insistencia sobre la Dirección General de Cultura Física, para que marque política. Y urge.

—¿Cuántos años nos va a costar revertir esto?

—Va a ser tremendo, hay que ir contracorriente, si no se hace nada… si sigue esto igual, en lugar de niños de 10 con diabetes, los vamos a tener con 8.

Einstein no hubiera podido hacer lo que hizo si no hubiera estado físicamente bien, no se puede hacer una actividad social si no se está bien físicamente, no se llega a irradiar cariño a los seres queridos, es igual a estar siempre triste y amargado.

Es muy importante reiterar que no se trata de tener campeones mundiales, eso pasa porque de la cantidad es resultante de la calidad, queremos un país sano y vigoroso. Queremos tener buenos deportistas, pero también buenos arquitectos, buenos médicos y periodistas, una mejor sociedad, eso es el objetivo.

Y claro que de la cantidad sale la calidad, imaginemos que los 29 millones de niños y jóvenes del sistema educativo corrieran, pues claro que saldrán cuatro que serán más que buenos.

—¿Cree que hay oportunidad de comenzar a revertir esto?

—Vale la pena hacer un llamado al propio presidente López Obrador, un hombre con sensibilidad social, a la autoridad educativa, al secretario de salud y a la titular de la Conade, en una escala menor, Ana Gabriela Guevara, son los personajes que tiene que ver con este problema, que vean la importancia que esto tiene. Hay una luz de esperanza. A ver si ahora si se puede lograr que en algunos años, que en 10 o 12 años casi no haya niños con problema de obesidad, eso sería un gran logro, que se gaste menos en curar, que se baje el gasto y el dinero se use en otras cosas, que el niño gordito sea la excepción.

Sé que se oye muy feo lo que digo, me lo han dicho, pero estamos generando una fábrica de enfermos y eso es más tétrico.

 

¿QUIÉN ES SANDALIO SAINZ DE LA MAZA?

Es su máxima creación, es el Maratón Internacional de la Ciudad de México, la fiesta del pueblo, como lo llama Sandalio Sainz de la Maza, el maestro de educación física, el visionario y el entusiasta amante del deporte.

Es diciembre de 1982 y Sainz de la Maza llegó a la Dirección General de Promoción Deportiva del Departamento del Distrito Federal y con ello, recuerda, se inició una promoción deportiva más intensa y sin precedentes, que trataba de muchas cosas, entre ellas, atender un problema de salud pública encaminado a fomentar las carreras de calle.

De esa fecha a diciembre de 1988, cuando terminó su administración, desarrolló una infraestructura de 850 módulos deportivos, 21 centros deportivos, las ciudades deportivas Carmen Serdán, la Francisco I. Madero y la también ecológica en la delegación Magdalena Contreras.

Su idea fue organizar macroeventos, sabía que la ciudad de Boston cuenta con uno de los maratones más antiguos del mundo, y Nueva York también contaba con el suyo, mientras en la capital del país había el maratón Benito Juárez, el de Coyoacán y Peñafiel en medio del desorden organizativo, en fechas diferentes, seguridad lánguida e incumplimiento en los premios. Inició la organización con el apoyo del Jefe del Departamento del Distrito Federal (DDF), Ramón Aguirre Velázquez, quien lo nombró en el puesto, de los jefes delegaciones por donde pasó la ruta, entre ellos Kena Moreno (Benito Juárez) y Julieta Mendívil (Iztacalco). También de José Narro Robles, entonces Director General de Servicios Médico del DDF, el general Ramón Mota, encargado de seguridad, y de César Moreno, presidente de la Federación Mexicana de Atletismo (FMA) y miembro de la Federación Internacional de este deporte, y de más personajes.

El 25 de septiembre de 1983 nació el Maratón de la Ciudad de México con el banderazo de salida, bien avalado, medido y con el ideal de formar parte de las efemérides de la capital del país. Este bebé creció vertiginosamente en número de participantes y en interés de la ciudadanía que se desbordaba por las calles de la ruta, la violinista y artista Olga Breeskin también tomó una salida y corrió varios kilómetros. El fundador del Maratón de Nueva York, Fred Lebow, asistió a atestiguar, los pintores José Luis Cuevas y Martha Chapa, entre otros, participaron en la realización del poster, y el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez presidió el comité de elección del logotipo.

Con el patrocinio de Aeroméxico y Mexicana de Aviación, Sainz de la Maza obtuvo boletos para traer corredores de otros países con marcas establecidas por la FMA para darle carácter internacional, y también para que vinieran a competir y no a pasear.

Posee un video realizado por los hermanos Bilbatua que se transmitió en los cines y plasma 84 kilómetros, 42 de un lado y 42 del otro sobre la ruta, llenos de personas que gritan, aplauden e impulsan a los competidores.

Por eso, recuerda, le puso el Maratón de la Ciudad de México, la fiesta del pueblo, un evento sin parangón, su palabra favorita para maximizar la competencia que en 1986 logró el récord Guinness de 31 mil participantes, para ser ese año el de mayor registro en el mundo.

En 1985 se fechó para correrse el 22 de septiembre y para ello ya estaban participantes chinos y rusos, entre otros, pero tres días antes se registró el histórico sismo del día 19 y el maratón se suspendió, pasaron los días y el presidente Miguel de la Madrid, vía el regente, le mandó el mensaje claro: Realiza el maratón. Se entrevistó con ambos, el maratón debía exhibir al mundo que México estaba en pie y en menos de tres meses lo reorganizó y el 8 de diciembre, en la recta del Autódromo Hermanos Rodríguez miles de participantes entonaron el himno nacional y el grito de “Viva México” se escuchó como un estruendo y entonces lloró por el momento emotivo y emocionante. Recuerda que el teléfono celular llegó a México en 1989, la tecnología de computación era muy incipiente, el chip de control no existía y por ello se hizo un esfuerzo casi manual, impresionante, y para registrar 30 mil personas en la carrera fue un trabajo de meses.

Ve que hasta la fecha el maratón cumple con el objetivo para el cual fue creado, atender un tema de salud, porque quien lo corre es un ejemplo para su comunidad, para su familia, para sus hijos.

Analiza que jugar una cascarita de futbol, de baloncesto o frontenis, todos lo podemos hacer, pero correr un maratón se necesita una gran preparación física y mental, y emocionado dice que un cuate con resaca no lo puede correr y una persona que fuma constantemente tampoco lo puede hacer.

Como servidor público e individuo expresa que “es nuestra obligación el crear, inventar, el innovar. El hombre siempre debe hacer cosas nuevas” y en su fructífera trayectoria se emociona al decir que “es mi joya” el Maratón Internacional de la Ciudad de México.

Publicada 25/03/2019 // Con información de Arturo Ramos Ortiz)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *