Demócratas ceden al chantaje del muro y reabren el gobierno, sin negociar nada.

WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS. — Tres escasos días duró el desafío de la oposición demócrata al presidente Donald Trump, a quien el viernes lograron cerrar su gobierno, justificando que no iban a aceptar un nuevo presupuesto con fondos para el muro y sin una solución permanente para los “soñadores”.

Ayer, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, anunció que su bancada votó a favor de financiar al gobierno federal hasta el 8 de febrero y poner así fin al cierre administrativo parcial que sufre desde el pasado viernes a medianoche.

Contra todo pronóstico, los demócratas cedieron en su desafío de paralizar el gobierno, mientras los republicanos no eliminasen una partida destinada a la construcción de un muro en la frontera y mientras no se resolviese definitivamente la cuestión de los dreamers, los jóvenes que llegaron de niños a EU.

Nada de esto ha ocurrido. Lo más que lograron los demócratas fue imponer a los republicanos un plazo de 17 días para aprobar un nuevo DACA, que resuelva el futuro de los 700 mil “soñadores”.

Schumer explicó que accedió finalmente a votar la partida para que el gobierno funcione, tras lograr el compromiso del líder de la mayoría republicana, Mitch McConnell, de negociar hasta el final un acuerdo de inmigración.

Trump aplaude. El presidente Trump se anotó ayer como una victoria el levantamiento de la parálisis sobre su gobierno y celebró el acuerdo alcanzado en el Senado para reabrir la Administración federal, pero advirtió de que sólo llegará a un pacto sobre inmigración con el Congreso si lo que le proponen los legisladores “es bueno para el país”.

“Me alegro de que los demócratas en el Congreso hayan recobrado el sentido y ahora estén dispuestos a financiar nuestro gran Ejército, patrulla fronteriza, servicios de emergencia y seguros médicos para niños vulnerables”, dijo Trump en un comunicado leído por su portavoz, Sarah Huckabee Sanders, en conferencia de prensa.

“Como siempre he dicho, una vez que la Administración esté financiada, mi Gobierno trabajará para resolver el problema de la muy injusta inmigración ilegal. Alcanzaremos un pacto a largo plazo sobre inmigración si, y sólo si, es bueno para el país”, añadió el presidente.

Preguntada sobre si Trump apoya que se abra una vía a la ciudadanía para los “soñadores” o prefiere que simplemente se les conceda estatus legal, Sanders dijo que eso formará “parte de las negociaciones” con el Congreso, pero que la Casa Blanca quiere “encontrar una solución permanente” para esos jóvenes.

Hasta que Trump no rubrique los fondos provisionales, cientos de miles de trabajadores federales seguirán suspendidos de empleo y sueldo. Sin embargo, la corta duración del cierre, así como el hecho de que la mayor parte de su duración ocurrió durante un fin de semana, significa que sus efectos serán relativamente mínimos en comparación con el cierre de 16 días que tuvo lugar en 2013, cuando los republicanos paralizaron el gobierno de Barack Obama.

(Fecha de publicación 22012018)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *