Cada diez minutos muere una niña víctima de la violencia en el mundo

0
14
KAB08 KABUL (AFGANISTÁN), 10/10/2017.- Una niña camina con una pierna protésica en un centro pediátrico de la Cruz Roja en Kabul (Afganistán) hoy, 10 de octubre de 2017. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha decidido reducir "drásticamente" su presencia y operaciones en Afganistán por el deterioro de la situación de seguridad que ha supuesto la muerte de varios de sus trabajadores en los últimos meses. EFE/JAWAD JALALI

ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA. — Cada diez minutos muere una niña víctima de la violencia machista en el mundo, ha informado el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) con motivo del Día Internacional de la Niña.

Unicef ha querido destacar los retos que deben afrontar millones de niñas antes, durante y después de las crisis humanitarias.

En 2016, aproximadamente 535 millones de niños en todo el mundo —uno de cada cuatro— vivía en países afectados por conflictos violentos, desastres naturales o emergencias. Tres cuartos de estos menores viven en el África subsahariana.

En países como Sudán del Sur o Somalia hay “millones de niñas a las que se les continúan negando sus derechos básicos”, ha explicado la directora para el este y el sur de África, Leila Pakkala. Por ejemplo, “en situaciones de conflicto las niñas tienen 2,5 veces más posibilidades de que las saquen del colegio”.

“En períodos de emergencia y crisis, la violencia de género afecta de forma desproporcionada a las niñas, que se enfrentan a un alto riesgo de abusos, explotación y trata de menores”, ha añadido.

TAMBIÉN SUFREN MÁS POR LA ESCASEZ DE AGUA

En el caso de Sudán del Sur, el nivel de violencia sexual y física contra las niñas se ha intensificado mucho debido a la inestabilidad del país, por lo que Unicef ha entrenado a más de 350 personas sobre cómo denunciar estas situaciones, además de crear 16 “espacios seguros” para mujeres y niñas.

La institución destaca que la acuciante sequía que afecta a la zona del Cuerno de África afecta especialmente a las niñas, que tienen “menos recursos, menos movilidad y más dificultad para acceder a redes de información de primera necesidad”.

En Etiopía, Unicef ha centrado sus esfuerzos en llevar agua a las más de 2,1 millones de personas afectadas por la sequía, para reducir los riesgos a los que se exponen las menores por tener que andar largas distancias en busca de agua.

“Cuando se provee a las niñas de mejores servicios, seguridad, educación y habilidades, están en mejor posición para enfrentarse a conflictos o desastres naturales”, recalca el documento, que pide una “inversión focalizada” y colaboración para “dar poder a las niñas”.

 

(Fecha de publicación 11102017)

Dejar respuesta