Washington sube la apuesta en la guerra comercial con Pekín

CIUDAD DE MÉXICO. MX. — En un artículo publicado para Sputnik por Maxim Rúbchenko, se escribe que Estados Unidos fracasó una vez más del intento por recuperarse del colapso que sufrió la semana pasada  tras anunciar nuevas amenazas contra China.

Antes de finalizar la semana los mercados de valores de EEUU reanudaron su caída tras hacerse pública la intención de Trump de imponer aranceles a todas las importaciones chinas.

Al inicio de las ventas, los índices Dow Jones, S&P 500 y Nasdaq mostraron una tendencia positiva, pero un mensaje de Bloomberg sobre la intención de Washington de introducir aranceles a la importación de todos los productos chinos cambió radicalmente el estado de ánimo en el mercado. Los índices bajaron y las bolsas cerraron en rojo.

Los inversores ni siquiera se tranquilizaron con la aclaración de que los derechos entrarán en vigor solo si fracasan las negociaciones entre Donald Trump y Xi Jinping que se llevarán a cabo el 30 de noviembre en Argentina durante la reunión del G20.

El problema es que el éxito de las negociaciones para Washington significa solo el cumplimiento incondicional de todos los requisitos estadounidenses por parte de Pekín, incluida la reducción del programa de desarrollo de alta tecnología, algo que los inversores consideran muy poco probable.

Competencia tecnológica

Casi al mismo tiempo, el Departamento de Comercio de EEUU anunció una prohibición de los productos de la compañía china Fujian Jinhua por “razones de seguridad nacional”.

Según el Departamento de Comercio de EEUU, la empresa se estaba preparando para poner en marcha nuevas instalaciones de producción para el lanzamiento de circuitos integrados de memoria de acceso dinámico (DRAM).

Según los funcionarios, los chinos terminarán expulsando del mercado a los fabricantes estadounidenses de dispositivos similares, que, entre otras cosas, suministran equipos para fabricar armas.

Cerrando el mercado estadounidense para Fujian Jinhua, el Departamento de Comercio protege a Micron Technology Inc. de la competencia, pero, al mismo tiempo, Washington muestra cómo pretende seguir actuando con las compañías chinas que suministran productos de alta tecnología.

Pekín le respondió a Washington con la misma moneda con el tribunal de la ciudad de Fuzhou, imponiendo una prohibición temporal de las ventas de chips Micron Technology. Esta prohibición podría expandirse por todo el país.
Bomba postal

La Casa Blanca también informó sobre otro próximo ataque a Pekín: Trump planea retirarse del acuerdo internacional de 1844 sobre tarifas para la entrega de correo. Este acuerdo con la participación de 192 países prevé la reducción de las tarifas para paquetes postales internacionales.

Washington está seguro de que este acuerdo permite al gigante asiático inundar el mercado estadounidense con bienes de consumo baratos, lo que socava la posición de los productores locales.

Yuan barato

Ahora los chinos están tratando de nivelar el efecto de los aranceles estadounidenses al debilitar la moneda nacional frente al dólar. Debido a esto, la exportación se vuelve aún más rentable, y la importación es extremadamente costosa. Como resultado, incluso a pesar de los derechos, el superávit comercial bate récord tras récord.

Expertos advierten sobre el impacto negativo de la caída del yuan para Rusia

El Banco Popular de China volvió a debilitar la moneda nacional, y un dólar vale algo menos de siete yuanes: no ha sido tan caro desde el 2008. En total, desde abril, cuando Washington introdujo los primeros aranceles a los productos chinos, el yuan se depreció frente al dólar casi un 11%.

En este contexto, las posibilidades de éxito de las negociaciones entre Donald Trump y Xi Jinping son cercanas a cero, lo que dibuja en el horizonte grandes nubarrones para las empresas estadounidenses.

Sufre la industria

Los buques insignia de la industria nacional de EEUU, como Caterpillar, Electrolux, Fiat-Crhysler, Ford, General Electric, General Motors, así como las principales marcas de consumo, incluidos los fabricantes de alcohol Jack Daniels y Jim Beam, se quejan de las pérdidas de decenas y cientos de millones de dólares y auguran una inevitable reducción de la producción y el empleo.

En el peor de los casos, como señala Laurence Fink, presidente de BlackRock, la mayor empresa de gestión de activos del mundo, habrá que buscar fondos para estimular la economía a gran escala debido a la guerra comercial China, y Pekín no tendrá más remedio que vender masivamente la deuda del Gobierno estadounidense.

A fines de julio, China tenía casi 1,2 billones de dólares en bonos del Tesoro de EEUU. Al lanzar estos papeles al mercado, Pekín condenaría a la economía estadounidense a una crisis financiera sin precedentes.

Los expertos señalan que otros países, en particular Rusia, podrían salir beneficiados de la guerra comercial entre China y EEUU. Así, las empresas rusas ya están reemplazando activamente a las estadounidenses en los mercados agrícolas y energéticos de China. Y el colapso del mercado de valores de EEUU puede alentar a los inversores a redirigir los fondos al mercado ruso.

(FECHA DE PUBLICACIÓN.03/11/2018 //

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *