Tenedores de bonos del NAIM esperan segunda propuesta de recompra

CIUDAD DE MÉXICO. MX. — Luis Miguel González, director general editorial de El Economista, dijo que los tenedores de bonos del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) esperan una segunda propuesta de recompra por parte del Gobierno, luego de que el proyecto de la terminal aérea en Texcoco fuera cancelado por la administración de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Es parte de una negociación en donde están pidiendo al Gobierno mexicano que ponga más dinero a la propuesta, que haga una propuesta más atractiva”, indicó el periodista.

Explicó que el argumento más relevante es que el impuesto Tarifa de Uso Aeroportuario (TUA) garantizaba los bonos, pero al cambiar la forma que en va a operar el aeropuerto se van a generar menos recursos de los que se esperaban. Entonces el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ofreció a los tenedores de bonos 90 centavos por cada peso, podría ser un peso, sin embargo los accionistas quieren más por la recompra.

González señaló que la petición es que el Gobierno flexibilice su posición y haga una segunda propuesta.

Es relativamente normal que en una negociación, no es un rechazo total, incluso la propia forma en que lo dicen es: estamos dispuestos a negociar, no es un no rotundo sino una invitación a negociar una mejor oferta”, abundó.

El especialista advirtió que el mayor riesgo es que el Gobierno de AMLO deje de negociar con los tenedores originales y se vea obligado a negociar con los fondos buitres.

Los fondos buitres no van por una solución sino por alargar el problema tanto como se pueda y de esa manera presionar al Gobierno en México.

El riesgo es que termines sentado en la mesa con alguien que no tiene ningún afán ni en el proyecto, ni siquiera en el documento, sino que el conflicto se eternice”, explicó Luis Miguel.

El director editorial de El Economista explicó que el Gobierno tenía una estrategia en la que primero habló con los constructores para desactivar conflictos, con la promesa de conceder obras durante el sexenio.

“Se sobreentendía que los constructores eran la parte más fácil para negociar, primero porque están radicados aquí”, dijo el periodista.

La negociación más complicada es con los tenedores, debido a que la mayoría no son mexicanos y porque los bonos fueron emitidos conforme a las leyes de Nueva York, en donde los tenedores tienen ventaja y mayor posibilidad de ganar en caso de que vayan a tribunales, ante los cambios del proyecto y las condiciones, así como la exigencia a recibir más de lo que tenían.

(FECHA DE PUBLICACIÓN.06/12/2018 //

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *