Adultas mayores abandonadas y desprotegidas

0
135

HERMOSILLO, SONORA.MX.— “Las mujeres son más longevas que los hombres y su situación se complica debido a que no gozan de una pensión o jubilación, porque nunca trabajaron en una actividad que les proporcionara seguridad social; sólo se ocuparon del cuidado del hogar y de los hijos hasta que éstos conformaron sus familias, y ahora que son adultas mayores esperarían la ayuda de otros para vivir la última etapa de su vida. La pregunta inmediata es ¿cómo subsisten?, ya que en ocasiones sus ingresos son limitados”, afirma Angélica Navarro Ochoa, en su trabajo sobre vulnerabilidad, trabajo y salud de mujeres de la tercera edad que publicó en la revista de El Colegio de Sonora región y sociedad, no. 68.

La autora de este artículo de investigación examina la situación de las adultas mayores desde un enfoque de género, y muestra la complejidad de las relaciones que construyen para enfrentar la desigualdad, el empobrecimiento y una mayor vulnerabilidad, en comparación con los hombres.

El trabajo contribuye a visibilizar la situación riesgosa y vulnerable de esta población, y los resultados muestran que existe una relación entre sus padecimientos y el exceso de trabajo físico que realiza. Por tanto, la condición de vida de los ancianos es vulnerable, debido a circunstancias familiares, culturales y económicas, que se reflejan en pobreza, abandono y marginalidad.

Angélica Navarro Ochoa, profesora – investigadora del Centro Universitario de los Valles, Universidad de Guadalajara apunta en el documento que de acuerdo a registros del año 2013 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, en México existen alrededor de 12 millones de personas de más de 60 años, y de éstas 18 por ciento sufre de maltrato, violencia, abandono, aislamiento, discriminación, dependencia física y económica, y en la actualidad también existen factores sociales que los colocan en una posición de mayor vulnerabilidad.

Navarro Ochoa señala que “ante la falta de seguridad social y el apoyo de los hijos, y como una manera de reducir los efectos de su vulnerabilidad, algunos adultos mayores se ven en la necesidad de desempeñar actividades remuneradas para sostenerse, y depender de familiares o extraños para cubrir necesidades afectivas, materiales o aliviar enfermedades”.

Advierte que lo que a primera vista aparenta ser una falta de atención hacia algunas adultas mayores, puede ser un indicador de falta de conciencia profunda sobre sus necesidades y derechos y aunque el estudio de caso se desarrolla en Ameca, Jalisco, esta situación se repite en muchas regiones del país, aunque, aclara que no todas viven en esta situación, están solas o son dependientes económicamente.

Por lo que a manera de conclusión asegura que el cuidado y atención del anciano debe de ser una obligación compartida con la familia, la comunidad, el empleador y el gobierno.

“De ahí que se debe buscar que cada actor involucrado en proporcionar el bienestar a este sector de la población asuma su responsabilidad. Así ya no se presentarán casos de adultos mayores abandonados, vulnerables y marginados, sino de los que disfrutan de una calidad de vida adecuada a sus condiciones físicas y humanas”.

(Fecha de publicación 29122016)

Dejar respuesta