“Ahora hay jóvenes preocupados por comer bien”: Dietista enfurecida

MADRID, ESPAÑA. — Tiene miles de seguidores en redes sociales donde se presenta como “Dietista enfurecida”. Empecinada en desmontar mitos y bulos y dar consejos saludables, Virginia Gómez es crítica con la falta de políticas de prevención de la obesidad o con la presión de la industria alimentaria. Pero no todo es negativo: “Me sorprende gratamente que los jóvenes estén preocupados por comer bien, es una moda en el buen sentido”

 

 

 

“Dietista enfurecida” ahora también es el título del primer libro (Ed.Zenith) de esta joven especialista en patologías digestivas y defensora de la presencia de la figura del dietista-nutricionista en atención primaria.

 

 

Virginia Gómez forma parte de una generación de jóvenes dietistas-nutricionistas como Aitor Sánchez, Carlos Ríos o Lucía Martínez que intentan combatir la desinformación y dar luz sobre dietas y hábitos saludables. “En nutrición no existen los milagros”, asegura.

 

¿Qué motivos le hacen estar enfurecida?

El intrusismo que hay en nuestra profesión y tampoco me faltan motivos para estar indignada por la influencia de la industria alimentaria que hasta que no nos lanzamos a divulgar nadie decía nada, la industria alimentaria se aprovecha del desconocimiento.

La nueva generación de dietistas-nutricionistas …¿Están consiguiendo desmontar mitos ?

 

Sí, mitos alrededor de la industria alimentaria y también otros que llevan años instalados en la sociedad, como que es malo comer fruta después de las comidas porque engorda o fermenta…Al no estar los nutricionistas en la atención primaria, lo único que nos queda es divulgar en redes sociales e internet, donde también se mueven bulos de forma muy potente.

 

Tiene miles de seguidores en Instagram y en Twitter. ¿Se considera una influencer?

 

Si mi divulgación sirve para influenciar positivamente estoy encantada. Divulgamos para desmitificar bulos y para que la gente tenga mejor salud, siempre que ellos quieran. Me sorprende gratamente ver que nos sigue gente joven, porque antes no teníamos esa cultura de comer bien. Me sorprende gratamente que la gente tan joven se preocupe por esos temas. No deja de ser una moda en el buen sentido el querer comer bien, el ir a sitios healthy, me parece maravilloso.

 

También critica en su libro a aquellos influencers que aconsejan de alimentación sin tener conocimientos

 

En internet hay información buena y mala. Estoy a favor de dar un mensaje en el sentido de comer frutas y verduras o legumbres…pero hay otras personas que no tienen titulación para aconsejar zumos depurativos, détox, y eso no se debe hacer, sobre todo cuando no hay nada milagroso en la nutrición.

 

 

Ser vegano es una filosofía de vida, pero también conforma ahora una corriente en la generación milenial.

Es una moda que nos viene muy bien. Ser vegano se remonta a hace más de cien años y ahora se está poniendo de moda y es algo bueno porque consumimos menos recursos naturales y va a acorde con la sostenibilidad. Las principales motivaciones para ser vegano es la compasión animal y la sostenibilidad. También hay quien lo hace por salud, aunque puedes ser vegano y comer fatal, ahora hay hasta bollería vegana y ultraprocesados veganos.

 

Pero es necesario complementar la dieta vegana y vegetariana con vitamina B12

 

Aunque los huevos y los lácteos tienen B12, en el caso de los vegetarianos, es raro que consumas la cantidad suficiente para abastecer las necesidad de B12. Es una suplementación muy pequeña que por regla general se hace una vez por semana y es segura, además de barata. Es el caballo de batalla de veganismo, pero es así, nos tenemos que suplementar con una vitamina.

 

¿Qué hay detrás de un niño obeso?

 

Muchas cosas. Detrás de un niño obeso hay un país que no hace por la educación alimentaria, que no tiene planes de prevención para la obesidad infantil, ni para la obesidad en general, hay unos padres que son responsables de su educación alimentaria y de su salud y que por lo tanto no deberían permitirlo. Pero el que seguro no es responsable de la obesidad es el niño, no le puedes pedir la responsabilidad que tiene que tener un adulto. Un niño cuando tiene ansiedad puede comer chocolate si lo tiene a mano. Igual que los adultos, los niños también pueden comer alimentos malsanos para paliar la ansiedad. La responsabilidad es de la sociedad y de los padres.

 

¿Hoy en día tenemos más problema con el azúcar que con la grasa de los alimentos?

 

El punto de mira se puso hace años en las grasas y ahora es el azúcar. Grasas o azúcar que contienen los productos procesados, como la bollería o los precocinados. Creo que ahora se ha puesto más el foco en el azúcar pero el problema son los dos ingredientes contenidos en los productos procesados.

 

Tenemos déficit de vitamina D…¿Antes no se media, han variado los niveles?

 

Hace años mucha gente trabaja al aire libre, en el campo, en las obras…Y los niños jugaban en la calle, había mucha exposición solar.

España es un país con sol pero cuando trabajas en una oficina ocho horas es difícil que te de. Por nuestra forma de vida tomamos el sol de forma pésima, no lo tomamos en todo el año y cuando lo hacemos lo concentramos en verano con riesgo de melanoma. La principal vía de obtención de la vitamina D es a través del sol y nos tiene que dar en la piel y sin protección pero de forma responsable y eso es complicado. Hay algunos alimentos con vitamina D pero no proporcionan lo suficiente. No tomamos suplementación de vitamina D y, cuando lo hacemos, puede ser tarde porque ya podemos tener osteoporosis.

 

La fuerza de voluntad es una constante en Dietista enfurecida

 

El fracaso por no seguir una dieta saludable se achaca a la falta de fuerza de voluntad , pero cuando estás pluriempleada, con tres hijos y 800 euros de sueldo, no es es que no tengas fuerza de voluntad, es que no tienes ni tiempo, ni dinero, ni vida para hacer deporte y ni para apenas comer bien. Muchas veces el factor más importante es la información pero es más determinante el nivel sociocultural, si perteneces a un estrato social bajo es más difícil.

 

¿Y cómo afrontamos esta situación social?

 

 

Una baza sería contar con dietistas-nutricionistas en Atención Primaria que dieran consejos como prevención de la obesidad. Enseñar a la población a comer bien y a comer bien por poco dinero, hacerles una planificación.

 

¿Cómo se puede poner freno a lo que llama “engaños” de la industria alimentaria?

 

Legislando, la industria alimentaria ejerce una presión muy potente en los políticos respecto a la toma de determinadas medidas. Cuando se habla de poner impuestos sobre la comida basura a lo mejor también habría que favorecer que frutas y verduras no tengan IVA o que se controle dónde va a parar la diferencia de dinero que hay entre el agricultor y el vendedor final. Si a los agricultores se les paga una miseria…¿Por qué se cobra 3 euros por un zumo de naranja?.

 

¿Es útil usar en el supermercado las aplicaciones móviles de escaneo de etiquetas de productos procesados?

 

Para quien tenga interés en comer bien pero esté empezando y esté perdido creo que son estas apps de escaneo son una herramienta útil. Pero la realidad es que si compras productos no procesados (carne, nueces a granel, frutas…) no las necesitas.

 

¿Cree que en trastornos de la alimentación, como el del atracón, somos ahora más capaces de detectarlos?

 

Sí, es un trabajo fundamentalmente del psicólogo con nuestro consejo nutricional. Ahora estamos más concienciados de que es un problema real de conducta que puede degenerar en un grave problema nutricional.

 

(PUBLICADO EL 09/03/2020 /EFE/ANA SOTERAS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *