INVITADO ESPECIAL. Fabián Acosta — Akame ga Kill: un anime sobre la lucha contra la tiranía

Disponible en Netflix, Akame ga Kill es una historia acerca de cómo un grupo de revolucionarios o insurgentes van gestando una insurrección para liberar al pueblo y derrocar a los tiranos.

 

 

 

 

Desde Star Wars hasta Los Juegos del Hambre, muchas sagas de ficción modernas han abordado la idea de una subversión heroica contra la opresión de un siniestro imperio que explota a los débiles y privilegia a unos pocos oligarcas.

 

 

En el anime, disponible en Netflix, Akame ga Kill se nos vuelve a contar esta trillada historia acerca de cómo un grupo de revolucionarios o insurgentes van gestando, poco a poco, una insurrección para liberar al pueblo y derrocar a los tiranos.

 

 

Esta épica historia arranca con Tatsumi un chico pueblerino, adolescente, quien tiene el anhelo de ir a la capital a reclutarse en el ejército. Soñándose oficial imperial, este ingenuo joven cree podrá ayudar a su desventurado terruño escalando en la jerarquía militar. Es hábil con la espada; de niño lo entrenó un ex soldado. Pero la ciudad le quedó grande.

 

 

A su llegada lo aborda una venusina chicha de nombre Leone, quien le promete contactarlo con un amigo del ejército que le facilitará su entrada y pronto ascenso en las filas imperiales. Todo era una vil estafa para quitarle todo el dinero que había ganado limpiando de bestias monstruosas los alrededores.Lo deja esperándola en una taberna.

 

 

Con los bolsillos vacíos; sin conocer a nadie, Tatsumi se resigna a pasar la noche en la calle. Pero su suerte parece cambiar cuando un carruaje se detiene y salta de él una gentil jovencita que le ofrece hospedarlo en la campirana mansión de sus padres. Caía por segunda ocasión en una trampa. La gentil familia que lo acogió resultó ser un clan de sádicos cuyo pasatiempo era torturar marginados.

 

 

De noche, la mansión es atacada por un equipo de asesinos que se hace llamar los Night Raid. Tatsumi intenta defender a sus “bienhechores” pero cambia de parecer cuando descubre que la mucha y el joven que junto con él salieron de su aldea en búsqueda de fortuna habían sido secuestrados y torturados por aquella despiadada familia. Una de los Night Raid resultó ser Leone, su estafadora. Ella evita que Akame, la niña oscura de uniforme escolar y sable, lo mate. Viendo su potencial, lo invita a unirse al grupo. Para esto, literalmente, lo llevan prisionero a su base donde conoce al resto del equipo.

 

 

Todos son asesinos poseedores de mágicas y letales armas llamadas las teigu (hay cuarenta de ellas en total). El grupo es selecto y variado; además de Akame y Leone lo integran una francotiradora de vestido rosa llamada Mine, una tímida y torpe chica de lentes de nombre Shelle cuya teigu eran unas enormes tijeras que todo lo cortan. El fuete y el pervertido de la alineación son respectivamente: Bulat el de la armadura llamada incursio y Lubbock cuya arma especial son unos acerinos hilos… la jefa de todos ellos esNajenda, una ex general del ejército.

 

 

Los Night Raid son la división de asesinos del Ejército Revolucionario; su misión es ir allanando el terreno para la gran rebelión matando a los principales cabecillas de un imperio gobernado por un niño, cuyo primer ministro es quien en realidad tiene el poder de facto.

 

 

El imperio también tiene un grupo de diestros usuarios de taigu, los Jager, liderados por una sexi general de nombre Esdeath cuyo poder estriba en generar hielo (igual que Iceman de los XMen); además posee carisma y don de mando. Es despiadada con los débiles pero desea conocer el amor y este lo encuentra en las filas enemigas. Se enamora perdidamente de Tatsumi.

 

 

En AkamegoKill, como en el Juego de Tronos, los personajes van muriendo a lo largo de los capítulos. Ninguno es invulnerable. Las batallas son verdaderamente épicas, muy al estilo anime, sobre todo son especialmente frenéticos los enfrentamientos entre los Night Raid y los Jager.

 

 

En su argumento, AkamegoKill sabe manejar con inteligencia la premisa maquiavélica de que el fin justifica los medios, dado que los héroes de esta historia son en realidad desalmados asesinos al servicio de noble fin: la libertad y la justicia para el pueblo oprimido.

 

 

(PUBLICADO EL 16/03/2020)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *