La muerte de los Generales

HERMOSILLO, SONORA. MX. — Vale la pena destacar este día el fallecimiento de dos hombres que de diferente forma y circunstancia cambiaron la vida de este país. Me refiero al General Plutarco Elías Calles y al General Lázara Cárdenas del Río. Dos personajes que participaron también en la transformación de Sonora. El 19 de octubre de 1945, la historia escrita nos dice:

HOY EN LA TARDE FALLECIÓ EL GENERAL DON PLUTARCO ELÍAS CALLES. El General Don Plutarco Elías Calles, expresidente de la República y exgobernador del Estado de Sonora falleció hoy aproximadamente a las 15:00 horas en la Ciudad de México.

La noticia del fallecimiento del que fuera Jefe Máximo de la Revolución e indudablemente una de las figuras más grandes de nuestro país en las últimas décadas fue recibida a través de conductos particulares por la vía telefónica y empezó a circular en Hermosillo con gran rapidez como circulan siempre las informaciones fatalistas. Su deceso ocurrió en la residencia del Sr. Fernando Torreblanca, su yerno, en la calle Guadalajara No.104 de la Ciudad de México.

El General Calles se sujetó en días pasados a una delicadísima operación en la vesícula biliar y después de ella aparentemente en buen estado, dentro de las circunstancias, fue trasladado a la casa del Sr. Torreblanca.

Le sobrevino de repente una fuerte hemorragia y su condición se agravó de manera extrema hasta sobrevenir el desenlace fatal. En la capital de la República se encontraba la mayor parte de sus hijos, entre ellos Rodolfo Elías Calles exgobernador del Estado quien partió para aquel lugar hace varios días.

En nuestra ciudad causó especialmente consternación al conocerse la noticia y la impresión general fue de pena por la desaparición de un ilustre sonorense que durante su vida llenó muchas páginas de la historia del Estado y la nación.

Las noticias de México confirmando la noticia indicaban que los solemnes funerales se verificarían el día de mañana. El presidente de la República, el General Manuel Ávila Camacho estuvo personalmente en la residencia de la familia Torreblanca en donde se erigió la capilla ardiente al expresar sus condolencias a los deudos del desaparecido.

Asimismo pasaron a ofrecer su respetos a los familiares, ante los restos del que fuera el hombre fuerte de México por largos año, los ministros de estado, funcionarios públicos y militares representativos de las actividades sociales, económicas y obreras de la capital.

Fallecimiento del Gral. Lázaro Cárdenas (1970)

Hoy también falleció el General Lázaro Cárdenas. Un mexicano ejemplar que transformó este gran país. Me gustó mucho el texto que escribió en 2017  Xuchitl Vázquez Pallares  del periodico Cambio de Michoacán. Es una buena lectura.

Tuve el privilegio y la alegría de conocerlo desde que nací gracias a la fuerte amistad que sostenía con Natalio Vázquez Pallares (mi padre), la cual se tornó con los años en mucho más que amistad, sintiéndose familia por la coincidencia de ideas, anhelos, propósitos y diaria lucha.

Para mis ojos de niña, el general suplantó la figura de abuelo paterno y materno que no tuve, así de grande es el cariño y admiración que mi padre no sólo me enseñó a profesarle, sino que en los hechos me demostró porque merecía todo nuestro cariño y admiración.

Cada año voy, como hace 47 años, a llevarle flores, a decirle “aquí estamos”. Frase de hondo significado que mi padre le reiteraba al general Cárdenas en las buenas y las malas durante siempre.

Me es difícil transformar en letras y palabras todo lo que siento por este gran ser humano. Siempre fue ejemplo a seguir en lo que respecta a su incansable lucha por un mundo diferente, donde no existiese la desigualdad, el hambre, la injusticia, el racismo, donde nadie fuese privado de sus derechos, donde el respeto y la honorabilidad fuesen base para la paz.

¡Cuánto hay que aprender de él!, sobre todo cuánto hay por hacer para realmente rendirle homenaje. Las palabras se las lleva el viento, son los hechos los que cuentan.

El país se resquebraja y pareciera que no pasa nada. Sólo piensan en quién será el próximo, qué les va a tocar, qué componendas pueden hacer para que algo les toque.

La izquierda, dividida, sin más miras que las elecciones. Divididos por tonterías, por cotos de poder, por egos, perdiendo de vista que para lo que se está es para servir al pueblo, para defender a este país de los vende patrias, de los saqueadores, de los mentirosos, de los ladrones, de los corruptos.

La derecha está igualmente dividida, igual por egos, cotos de poder, etcétera. Los ganones de estas divisiones ya sabemos quiénes son. Y así, gracias a la desunión estamos como estamos. Pobre país.

Es tan rico este país que pudieran hacerse muchísimas cosas en beneficio de todos los mexicanos, desgraciadamente se han olvidado los ideales, se ha perdido el rumbo.

Cada 19 de octubre lloro la partida de un gran mexicano, porque eso es precisamente lo que hacen falta, esos son los que escasean, los que ya casi no hay.

El 22 de octubre de 1976 Natalio Vázquez Pallares escribió: “Lázaro Cárdenas siempre opinó que en la lucha social mexicana sólo existían dos posiciones políticas: o se era revolucionario o se era enemigo de la revolución. Su actuación política, por tanto, estuvo al servicio de las clases explotadas.

“Los amigos en ideas, los partidarios, los discípulos de Cárdenas no constituimos una facción política ni hemos convertido su personalidad en un ‘ismo’, ni formamos una secta, porque hacer esto sería negar a Cárdenas mismo.

“Somos, sí, una parte de esa corriente ideológica que lucha por llevar a la Revolución Mexicana a su realización total.

“Fuimos y somos discípulos de Lázaro Cárdenas, fuimos y somos partidarios de su pensamiento revolucionario, repetimos no formamos ni una facción política, ni un “ismo” ni una secta, simplemente somos revolucionarios.

“Somos revolucionarios, gente que piensa y siente como lo sintió y pensó Lázaro Cárdenas, que es urgente en México, un cambio estructural profundo en los ámbitos económico, social, cultural y político que, determinando los objetivos, los límites y los medios de una serie de etapas consecutivas e intermedias, nos conduzcan a establecer una nueva sociedad donde se elimine definitivamente la explotación del hombre por el hombre, una nueva sociedad donde un sector social no explote al otro sector social, una sociedad donde imperen la igualdad, la libertad y la justicia, y una nación dueña de su destino”.

Esta cita de Natalio Vázquez Pallares retrata tanto al general Cárdenas como a sí mismo, su posición política y proceder durante toda su vida. He citado en otras ocasiones este párrafo por su claridad y compromiso.

Está muy claro, no hay medias tintas: o se es revolucionario o no se es. De otra manera las medias tintas llevan a desviaciones, a divisiones y pérdida del camino.

Lázaro Cárdenas fue un ser humano de enormes dimensiones por su capacidad de entrega, por su servicio, por su amor a México y la humanidad. A él se le debe honrar siguiendo su ejemplo de trabajo incansable por recuperar la soberanía, la independencia económica y política de todos nosotros, porque recordemos que todos somos México.

Dejemos ya de permitir lo impermitible.

PUBLICADO EL 19102019. Con información de  vazquezpallares@gmail.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *