Ley de Amnistía: Bien intencionada pero se corre el riesgo de devolver al tejido social miles de delincuentes: especialistas

 

 

 

 

 

HERMOSILLO, SONORA,MX.─ Aunque el proyecto de Ley de Amnistía representaría el perdón del Estado hacia las clases más vulnerables y exista la intención de pacificar el país y resarcir injusticias, significaría vaciar las cárceles y al menos la mitad de las personas liberadas volverán a delinquir, señalaron investigadores de la Universidad de Sonora especialistas en ciencias jurídicas.

El pasado 15 de septiembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados la iniciativa de Ley de Amnistía, propuesta que considera liberar a personas encarceladas por no tener una defensa adecuada, presos políticos o de conciencia, mujeres que hayan abortado, acusados de narcomenudeo obligados a delinquir por amenazas, pobreza extrema y otros delitos menores, siempre y cuando no hayan causado daño a la integridad física ni usado armas.

Dicha temática fue abordada por catedráticos de la Universidad de Sonora en el panel Proyecto de Ley de Amnistía y su impacto en la seguridad pública de México, actividad académica moderada por el docente Germán Guillén López y se contó con la participación de profesores Reyna Elizabeth García Moraga, Jorge Pesqueira Leal y Miguel Ángel Soto Lamadrid.

Al respecto, García Moraga, docente del campus Caborca de la Universidad de Sonora, señaló que, si bien esta iniciativa significa el perdón del Estado hacia las clases más vulnerables en un pleno reconocimiento de los derechos humanos que en el algún momento les fueron vulnerados o no considerados, existe el riesgo de que estas personas delincan de nuevo y se debería acompañar la propuesta de un plan de reinserción social.

Otro reto es que las entidades federativas estén de acuerdo en crear su propia ley local de amnistía para delitos menores, pues la iniciativa del presidente es para delitos federales, y también se requiere dar seguimiento a las personas beneficiadas con la amnistía, en caso de aprobarse, pues de esta manera se podrá conocer la efectividad de esta medida, señaló.

En tanto, el jurista y coordinador del Posgrado en Derecho de esta casa de estudios, Jorge Pesqueira Leal, refirió que “si bien es cierto que existe una muy buena intención por parte del presidente de la república para que en este país la injusticia cese, en la realidad este proyecto de Ley de Amnistía no viene a resolver lo que él se plantea como una de las vías o alternativas para reducir la injusticia o enfrentar la marginación”, consideró.

Añadió que el nuevo sistema de justicia contempla mecanismos para abordar todo lo que establece en el proyecto de Ley de Amnistía,  motivo por el cual calificó un proyecto de ley innecesario. “Este proyecto tiene un principio importante, que es apaciguar, reconciliar y dejar atrás los rencores producidos por conflictos sociales, lo cual no se corresponde ni con la exposición de motivos ni con el texto de esta ley”, precisó.

En tanto, el especialista en derecho internacional, penal y criminología, Miguel Ángel Soto Lamadrid, indicó que en la historia de México ya ha existido esta figura jurídica; en este caso, aplicaría solamente para personas que hubieran cometido y hayan sido procesados por delitos federales.

“Se habla mucho de la pacificación nacional por delitos políticos y se habla de pacificar, pero no encuentro cómo se puede pacificar o resolver el delito de inseguridad porque los que van a salir son delincuentes, y si antes eran narcomenudistas y al soltarlos no hay ninguna previsión de seguimiento, de control, al día siguiente van a vender sus drogas”, apuntó.

De aprobarse dicha propuesta se beneficiará a no más de 3,000 personas que cometieron delitos del fuero federal; sin embargo, la idea también es que las entidades federativas para que éstas creen leyes similares, entonces alcanzarían a salir de las cárceles de 80,000 a 100,000 personas.

“La única pregunta es ¿qué será de ellos, a dónde van a ir, quién los va a vigilar o les dará una beca? Lo que pasa es que no se puede crear una ley donde se suelte al delincuente y no te ocupes de ellos, porque si bien la ley es bienintencionada, se corre el riesgo de que se devuelvan al tejido social miles de delincuentes y la mitad volverá a delinquir y eso agravará la situación de seguridad pública en México por falta de previsión, porque soltarlos no es suficiente”, y además eso significaría vaciar las cárceles, subrayó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *